Bogotá: una ciudad que inspira

Nuestra colaboradora Daniela viaja a Bogotá y nos cuenta sobre su experiencia en la capital del país latinoamericano.  

Hace algunos días me monté en un avión con destino a Colombia, un país que se vende a sí mismo como ¨Colombia: el riesgo es que te quieras quedar”. Luego de pasar cuatro días en su capital, Bogotá, entendí un poco más de este maravilloso país.

Sabía poco de un país que queda tan cerca del mío. Como venezolana, solo entendía que Colombia compartía la misma historia que yo acepto como mía desde el colegio. Cuando me bajé del avión, no esperaba conseguir tantas cosas curiosas de este lugar en donde recargue mi energía y alimenté mis sentidos.

Colombia se ha esforzado desde hace muchos años en construir una buena imagen ante el mundo luego de la guerra contra el narcotráfico, imagen que se ha visto reforzada por las múltiples series de Pablo Escobar que nos atrapan por la historia. Hoy en día solo se pueden ver algunos rastros en un país que se esfuerza constantemente por ser un gran destino turístico, y que sin duda, para mí, lo es.

img_1720

¿Qué hacer?

Definir el estilo de la ciudad resulta difícil pues es mezcla un estilo muy tradicional y colonial con los estilos más modernos de la arquitectura.

La Candelaria, zona del Casco Histórico es una opción interesante a la hora de conocer la ciudad. Calles pequeñas y llenas de piedras son adornadas por ciudadanos muy pintorescos que venden múltiples bebidas y comidas para mantener el cuerpo caliente en las bajas temperaturas.

img_1980

Visitar el Museo de Botero permite ver muchas obras de Fernando Botero, además de su colección personal repleta de artistas de renombre mundial. Siendo gratis, resulta un buen lugar para pasar un rato.

img_1685

Otro lugar realmente lindo para caminar es Usaquén, donde los domingos hacen un mercado de artesanía en donde se puede comprar productos típicos, tales como sombreros y bolsos wayúu, que resultan tan costosos en el resto del mundo, y acá son particularmente más baratos.

Lo divertido de este lugar es como se juntan las nuevas costumbres con las viejas. Cuando se toma en cuenta como se han superado las adversidades en un país que ahora resulta muy seguro, es difícil no ver como inspiradora la situación. Además, los colombianos y los bogotanos son personas muy cálidas que alegran constantemente el ambiente, que puede resultar un poco gris, por la monotonía del clima, que siempre combina con un rico café, producto estrella de este país.

Las compras son muy interesantes pues, de alguna forma, es moda con conciencia. Teniendo en cuenta que en estos lugares se puede apoyar y fomentar el trabajo de pequeños artesanos y diseñadores, las ganas de tener un recuerdo de la ciudad aumentan.

Diario fotográfico de Bogotá 

img_1731 img_1773 img_1808 img_1843 img_1857

img_1702 img_1714 img_1809

bannerdanielapureba

2 Comments

  • Elvia Rattia dice:

    Te felicito por ese breve y conciso relato de las costumbres de ese país hermano, a quien nuestro Libertador amó profundamente.

    Continúa adelante con mucho optimismo, culminar tus estudios y afrontar con mucbo entusiasmo todos los desafíos. Sé que vas a poder realizarlos y superarlos.

    Mis bendiciones,

  • Crimida Alvarez dice:

    Muchas felicidades Daniela, por tan interesante artículo, mucho éxito, sigue adelante,
    un abrazo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *