Micromachismos #2 La historia de Elena

Micromachismos

Como cada noche, Elena y su familia se sentaban a la mesa a cenar. Era un momento agradable, donde hablaban como le había ido a Elena y su hermano en el instituto, o escuchaban con atención las historias de su padre.

Mamá siempre preparaba la cena, la comida favorita de Elena era lasaña, le encantaba en todas sus versiones, con espinaca, carne y le flipaba la versión cuatro quesos que hacía su abuela.

Como cada noche al terminar la cena, su madre se volteaba y le decía: “Elena cariño, recoge los platos de tu hermano y ayúdame a limpiar la cocina”.

Elena, que solo era un año menos que su hermano, se comenzó a preguntar ¿Por qué mi hermano no puede también? ¿Es que no estaría bien  repartiéramos la limpieza de la cocina? ¿Por turnos?

Mientras ella y su madre limpiaban la cocina, su padre y hermano veían la televisión y reían con los programas de esas cadenas de telebasura que Elena odiaba.

Una noche Elena, cansada de la desigualdad en su propia casa, rechistó cuando su madre dijo la rutinaria frase.

Vamos Elena, limpiemos la cocina- a lo que Elena respondió.

Mamá ¿por qué Manuel no puede ayudar alguna vez? Tenemos casi la misma edad y no me parece justo que siempre las chicas somos las que debemos limpiar los platos-.

Elena, si te quieres escaquear del trabajo esas no son formas, además Manuel tiene cosas más importantes que hacer-

¿Y yo no? No me parece justo mamá, además a Manuel no le molestaría ayudar-

La mamá de Elena miro a su hijo y este le dijo -Es verdad mamá, no me molesta- un comentario que consiguió que el padre de Elena se levantará rápidamente de la mesa completamente alarmado.

La madre de Elena se paró de la mesa dando un golpe, murmuró algo y se fue a la cocina. Ese día Elena no limpiaría la cocina con su madre, pero al día siguiente volvería la rutina familiar.

*Esta es una historia ficticia, pero es la historia de muchos hogares.. Si algún día estás en esta situación intenta expresar tu desagrado, déjale ver a tus padres que tus hermanos tienen la misma responsabilidad que tú. Debemos detectar los micromachismos y combatirlos. 

Descubre más historias cortas sobre micromachismos aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *