Y dicen que exageramos: El machismo mata

El MACHISMO MATA.

Es muy complicado ponerse en la piel de los demás, es muy difícil entender cómo se siente una mujer si no lo eres, lo que no entiendo es cómo todavía hay gente que piensa que aquí no hay un problema.

Ayer al leer la noticia de Laura Luelmo la segunda cosa que pasó por mi cabeza fue “Y dicen que exageramos” (La primera fue pensar en los últimos minutos de angustia de Laura).

Dicen que exageramos cuando hablamos de miedo, de machismo, de acoso.

Puedo entender que a los hombres se les haga más difícil entender algo que no han vivido, porque cuando salgo de casa de noche, cuando camino por una calle oscura de la ciudad, cuando paseo a mi perro antes de irme a la cama, siento miedo y ellos no pueden decir lo mismo.

Me encantaría vivir sin miedo, pero no puedo, porque nos han criado a todos bajo las leyes del más duro patriarcado y las mujeres lamentablemente seguimos luciendo como objetos para muchos hombres.

Las generalizaciones son malísimas, durante mi vida me he cruzado con hombres que entienden el problema del machismo en nuestra sociedad, pero el porcentaje es muy bajo, a la mayoría el feminismo les parece un tópico ridículo.

Con el tiempo he cambiado muchos aspectos de mi vida o costumbres para evitar el acoso, o simplemente para poder salir con mis amigas y no tener que soportar ciertas situaciones que me arruinarían la noche o que por lo visto hasta podrían acabar con mi vida.

Sonará demasiado superficial frente a la noticia de ayer, pero no quiero hacer un minuto de silencio por Laura, quiero gritar que el MACHISMO MATA, a ver si se entiende de una buena vez.

No podemos modificar a una sociedad machista quedándonos calladas o poniendo pañitos calientes. Nuestra revolución debe ser proporcional a la continuidad y maldad con la que se mata, viola, abusa, humilla, golpea y acosa.

Nos prefieren calladas, nos dicen que somos feminazis si reclamamos nuestros derechos, pues entonces me lo tatuaré en la frente. Me da igual, si así logramos cambiar las cosas.

Laura salió a correr y acabaron con su vida. Jennifer había denunciado a su asesino 11 días antes. María del Carmen había denunciado a su asesino pero lo habían absuelto.  Silvia denunció en tres ocasiones a su asesino.

Eso son algunos de los titulares del 2018 y se te hiela la sangre. Nos matan y para colmo no solo debemos luchar por justicia, también se empeñan en desprestigiar la lucha.

Tenemos que leer vía redes sociales o en algunos medios afirmaciones tan horripilantes como ¿Por qué salió sola? ¿Por qué no lo dejó antes? ¿Por qué se puso la falda tan corta? y es que si nos matan o violan la culpa es de nosotras, si denunciamos es mentira y si tenemos miedo somos unas exageradas, así es la historia.

Me pregunto constantemente ¿Qué podemos hacer? Me cuesta encontrar alguna respuesta más allá de seguir luchando y trabajando en pro de una sociedad más feminista, aunque les confieso que hoy me parece más lejano que nunca.

Por último, puedes dar tu opinión o estar de acuerdo o no -incluso la lucha contra el machismo puede importante un pepino- pero por favor cuando hables de esto: NO DIGAS QUE EXAGERAMOS. 

Lee más artículos en QMode

Escrito por @elisevigouroux 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *