Syd y yo

Un diario libre en esta cuarentena

Diario de mi cuarentena

Diario de mi cuarentena.

Siempre me han gustado los perros. En casa, mi madre no nos dejaba tener uno: no quería que sus adornos fuesen víctimas de las travesuras y las mandíbulas de estos animalitos. Por eso, mis hermanos y yo pasamos nuestra infancia anhelando inútilmente tener uno.

Cuando me mudé a Madrid conocí a Romina, una chica de origen peruano. Tras varios meses de relación, decidimos mudarnos a un hermoso apartamento en la calle Ardemans , en el barrio La Guindalera, una zona convenientemente ubicada a escasos metros del Instituto de Empresas, centro de estudios en el que nos conocimos.

Cada mañana, luego de tomar un café y un croissant, nos cruzábamos con un sinfín de perros. Romina sonreía al verlos. No obstante, su reacción hacia ellos era muy distinta a la mía. El paso del tiempo no había minimizado mi empeño en tener uno y creo que Romina accedió a complacerme solamente para callarme un poco.

Adoptamos un Basset Hound de un año, al que bautizamos Syd.


Síguenos en Twitter @QModeES


Romina no estaba feliz y se le notaba. Por ello, la relación apenas aguantó un mes más. Me quedé con el apartamento y con Syd. Aquellos fueron días muy tristes; nada nos hace tan vulnerables como la pérdida de un amor y la extinción de los planes de vida.

Aquella angustia inicial, producto de nuestra ruptura, fue desapareciendo gracias a mi perro y a sus pedidos de atención.

Salíamos a pasear todas las mañanas y todas las tardes. Llevaba algún juguete para que corriese y mantuviese su peso ideal. Volvíamos a casa, cada uno cenaba su comida y nos acostábamos en el sofá.

Syd era el perfecto compañero para ver series, leer o escuchar música, pero sobre todo, fue él quien me devolvió a la vida en momentos en los que apenas si deseaba quedarme en casa tomando helado y recordando a Romina.

La llegada del COVID-19 le cambió la vida a muchos. No se puede ir a la universidad ni quedar con amigos. Estar encerrado en cuatro paredes es angustiante. Sin embargo, he soportado este encierro gracias a Syd, a sus paseos, a sus besos en la mañana, a su compañía.

Contar con alguien capaz de amar incondicionalmente es lo mejor que me ha pasado en estos tiempos. Gracias a Syd puedo transmitirle un poco de calma a mis padres y amigos, aunque sea vía Skype.

Pienso en Romina y me pregunto cómo sobrevive esta cuarentena sin un Syd que la acompañe.

Esto fue el diario de mi cuarentena


Lee más artículos sobre lifestyle aquí 


 

Más artículos
Canales de YouTube sobre decoración
Canales de YouTube sobre decoración

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
HOLA!
SUSCRÍBETE.
Recibe de forma exclusiva (y gratuita) nuestro contenido y magazine.